Cuestión de cambiar de ritmo.


 Como el final de una bonita canción de amor, dejé de querer finales felices,  príncipes azules que me destiñeran la cama o caballeros andantes que me la desordenaran aún más.

También dejé de creer en los chicos del café del domingo, pensando que todos tenían un ligero toque a ron en el cuello.


Y es que parecía que sin ese vaso de doble de remordimientos con hielo junto con una triste melodía de bar, una no alcanzaba a ver el lado bueno detrás de la esquina, como si se escondiera, dispuesto a salir en el momento apropiado.

Como si todo estuviera perdido, como si nada pudiera ir peor, con un: ‘ Eh, tía, invítate a uno, respira y sácalo fuera’ en aquel fondo de botella, me encontré.

Tan pequeña, tan menuda. Tan perdida.

Puede que siga sin creer en aquello que no creí ni querer aquello que nunca quise, pero ahora la canción es otra.

Después de mis noches en vela, la idea de ese olor a café recién hecho por las mañanas, después de unas cuantas noches de invierno como si de verano se tratasen, no parece tan mala.

Algo tan sencillo, que (me) asusta.. 

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

¡Holaaaaaaaaaaaa!
Siguiendo con la tradición de mis compañeras, esta misma entrada podréis encontrarla también en mi blog, (pinchando en el nombre), Malos pensamientos .
Espero que os guste y no dudéis en seguir participando en nuestras actividades *Carita sonriente*


2 comentarios:

  1. Acabo de leerla en tu blog, y aunque me repita, vuelvo a decir que es una entrada estupenda!
    un besito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias cielo :)
      Me alegro un montón que haya conseguido transmitirte (como has dicho).
      UN BESO.

      Eliminar