Verano - Owl

Y el tercer texto sobre el verano me toca a mí y aunque formo parte de Atelier nunca había publicado nada aquí (tengo que usar la escusa de falta de tiempo) pero aquí os traigo un poquito de mí, y aprovecho para decir también que podéis encontrar más en dijeunavez.blogspot.com.

Tal vez no me conozcas lo suficiente como para saber que soy una persona pensativa que cree en la magia del verano (de las vacaciones de verano más bien) y no solo por el hecho de que suelo estar más tranquila, creo en la magia del verano porque la gente se permite salirse del camino. Que esos días que el cielo es más azul que nunca, el sol brilla en lo alto, las piscinas están abiertas y las playas abarrotadas, la mayoría de las personas se olvida de la rutina, de las obligaciones, de lo que hay qué hacer y piensa un poco más en lo que quiere hacer. Se siente una atmósfera más positiva, con ganas de más.
Además esos meses tengo de esos días en los que me despierto con esas lineas de luz solar saludándome desde las rendijas de mi persiana, con la música que pone mi padre las mañanas que no tiene que ir a trabajar de fondo y no puedo evitar pensar: pero, que día más bonito hace hoy, y no tengo nada que hacer y toca improvisar. Es que ¿hay algo más bonito qué improvisar?
Improvisemos. Que lo bonito del verano es que aunque no me conozcas lo suficiente hay tiempo para ello.

Es tan bonito dejarse llevar.

1 comentario:

  1. Me ha gustado lo de salirse del camino, si no lo haces ahora, ¿cuando? Muy buen texto, un besito :)

    ResponderEliminar